Vulnerabilidad

coaching, vulnerabilidad, autenticidad,

Vulnerabilidad

Vulnerabilidad

Por Dr. Damian Goldvarg

 

La vulnerabilidad puede ser definida como  la capacidad de tomar el riesgo de expresar nuestras ideas, sentimientos y experiencias sin tener miedo a ser criticado o juzgado. El diccionario Oxford define a la vulnerabilidad como “estar expuesto a ser herido física o emocionalmente”.  Sin embargo, podemos dar una nueva interpretación a la vulnerabilidad. Ser vulnerables puede  implicar “desnudarnos” sabiendo que estamos siendo auténticos y honestos con nosotros mismos y con los otros para poder desarrollar relaciones enriquecedoras y valiosas. Desde niños, aprendemos a pasar nuestras ideas por un “filtro” antes de expresarlas para asegurarnos que lo que decimos sea lo que la gente espera escuchar y evitar que se burlen de nosotros o nos critiquen negativamente. También aprendimos que tenemos que ser “fuertes” , estar en “control” y que demostrar nuestras verdaderos miedos o preocupaciones puede provocar que los otros nos vean cómo “débiles”. Por eso, desarrollamos una caparazón, o una “armadura” para protegernos de ser lastimados por los otros. Decidimos que es necesario demostrar todo el tiempo que estamos en control, que estamos seguros, que somos fuertes, capaces, inteligentes, porque si no lo hacemos, los demás pueden juzgarnos negativamente.

La semana pasada tuve la oportunidad de escuchar a Brené Brown en una conferencia de la Federación Internacional de Coaching en Londres y me encantó como explicó la importancia de la vulnerabilidad y cual es el costo cuando no la incorporamos en nuestras vidas.  Ella propone otra interpretación de la vulnerabilidad y explicó que en sus investigaciones por los últimos diez años,  para tener una vida plena y satisfactoria, es necesario que el  amor, la pertenencia,  y la vulnerabilidad estén presentes en nuestras vidas.  Comentó que muchas veces buscamos la vulnerabilidad en los otros como una manera de acercarnos a ellos, sin embargo, no estamos dispuestos a demostrar la nuestra porque puede ser interpretado como debilidad.  Pero en realidad, el ser vulnerable demuestra valor y coraje. Por ejemplo, pedir ayuda, una manera de vulnerabilidad puede hacer una diferencia en nuestra vida.  Cuando pedimos ayuda en vez de interpretarlo como una debilidad, podemos reconocerlo como el reconocimiento de que necesitamos de otras personas  para poder alcanzar ciertas metas y tener una vida satisfactoria.   Así como pedimos ayuda también estamos dispuestos en ofrecerla cuando nos la pidan. ¿Cuán efectivo eres en pedir ayuda? Mucha gente puede perderse oportunidades importantes en sus vidas por no pedir ayuda. La ayuda puede ser de ideas o sugerencias, experiencias, o temas prácticos como escribir un currículum vitae, o corregir una carta para asegurarnos que es clara y profesional. Puede ser que algunas personas lo vean como un signo de debilidad en vez de “vulnerabilidad”. ¿Cuál es tu caso?  Otra manera de ser vulnerable es pedir retroalimentación. Cuando pedimos a colegas que nos diga sus percepciones de nosotros, estamos demostrando una capacidad para recibir información que puede ser dolorosa, incómoda,  pero que nos puede permitir tener mayor efectividad en nuestro trabajo y relaciones. La retroalimentación puede darte información que te permita tomar decisiones importantes sobre cómo haces lo que haces. ¿Cuán efectivo eres en pedir retroalimentación a tus colegas, y a tus seres queridos? ¿Tienes miedo que te digan algo que no quieres escuchar? Brené Brown también explicó que una manera de lidiar con la vulnerabilidad es el perfeccionismo. Cuando trabajamos para que todo en nuestra vida sea perfecto, evitamos la crítica y nos protegemos de ser heridos. Para finalizar, recalcó que cuando podemos normalizar la incomodidad de ser vulnerables, podemos tener una mayor nivel de satisfacción en nuestras vidas porque nuestras relaciones son más auténticas y cercanas.