Enemigos del aprendizaje en nuestro trabajo
2938
post-template-default,single,single-post,postid-2938,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Enemigos del Aprendizaje

ENEMIGOS DEL APRENDIZAJE

Enemigos del Aprendizaje

By Damian Goldvarg, Ph.D.

En el libro Metamanagement Fredy Kofman explica que cuando queremos aprender algo nuevo es común encontrarnos con enemigos del aprendizaje. Estos enemigos están siempre en nuestro camino pero si podemos identificarlos y reconocerlos podemos trabajar con ellos y vencerlos. Los enemigos del aprendizaje más comunes son:

  • La ceguera sobre nuestra propia incompetencia. No nos damos cuenta que no sabemos. Estamos ciegos de que no sabemos, lo cual nos puede llevar a creer que no tenemos nada que aprender. Quizás conozcas a alguien que tenga esta actitud frente a nuevas oportunidades de aprendizaje y puedas observar como su ceguera le cierra oportunidades para aprender y limita sus posibilidades de crecimiento profesional.
  • El miedo a reconocer nuestra ignorancia. Diferente de la ceguera, el miedo puede hacernos rechazar algo que no conocemos. El sabelotodo no tolera que su imagen sea puesta en tela de juicio y no está dispuesto a reconocer que no sabe. Los miedos al fracaso o al éxito también pueden aparecerse en nuestro camino y boicotear nuestro proceso de aprendizaje. Estos miedos universales al ser reconocidos nos permite enfrentarlos y desarrollar diálogos internos que los desafían y nos permite actuar aún cuando tengamos miedo.
  • La vergüenza de mostrar incompetencia y miedo al ridículo puede detenernos para aprender. Puede ocurrirnos estudiando Inglés o aprendiendo a tocar un instrumento musical. La capacidad de hacer errores, equivocarse y ser corregido requiere que tengamos la capacidad de sobrellevar nuestras torpezas y reírnos de nosotros mismos. Tomarnos demasiado en serio crea mucha presión al proceso de aprendizaje y le quita la oportunidad de convertirlo en una experiencia satisfactoria.
  • El orgullo que impide pedir ayuda e implica reconocer la necesidad de otros para aprender. Hay personas que no les gusta sentirse que dependen de otros para aprender pero pierden oportunidades valiosas para hacerlo. El saber pedir ayuda nos hace más humanos y nos permite alcanzar nuestros objetivos. Solos no podemos llegar muy lejos.
  • La arrogancia de creer que uno ya sabe y que no tiene ninguna necesidad de aprender. No hay peor ciego que el que no quiere ver. La humildad es requerida para reconocer áreas de mejora y dedicar tiempo y energía para alcanzar nuestras metas de aprendizaje.
  • La pereza para tomar tiempo para preparase y practicar lo aprendido. El proceso de aprendizaje requiere energía y trabajo y muchas personas no están dispuestas a tomar para aprender. Hay personas que prefieren ser incompetentes a tener que trabajar duro para aprender nuevas habilidades. La pereza debe ser enfrentada con la disciplina. La planificación y dedicación de tiempo para leer, estudiar y practicar son clave para aprender y solidificar lo aprendido.
  • La impaciencia , el querer aprender todo ya y no tolerar la frustración de no poder aplicar lo aprendido inmediatamente. En mis clases de coaching, los estudiantes muchas veces quieren hacer todo perfecto desde la primer sesión y aunque les explico que la expectativa es desarrollar habilidades en varios meses, no tienen paciencia para incrementar su efectividad un paso a la vez. El ser amorosos y compasivos con nosotros mismos es importante para aprender. Cuando en nuestro diálogo interno escuchamos mensajes negativos sobre nosotros mismos, necesitamos cambiarlos inmediatamente por otros positivos.
  • La desconfianza en el instructor o en uno mismo. Es necesario dar autoridad a las personas que nos enseñan y seguir su guía para poder aprender. Si no tenemos confianza en los instructores, no vamos a estar abiertos para aprender de ellos. También necesitamos confianza en nosotros mismos y creer que podemos aprender. Si no tenemos confianza en nosotros, podemos crear una profecía auto-cumplida en la cual nos termina pasando aquello que tenemos miedo que nos pase pero somos nosotros mismos los que creamos las condiciones para que eso ocurra.

La ceguera, el miedo, la vergüenza, el orgullo, la arrogancia, la pereza, la impaciencia y la desconfianza son enemigos del aprendizaje que puedes encontrar y a los que puedes manejar si estás preparado, listo para identificarlos y practicar algunas de las ideas presentada en este artículo. Mucha suerte!

No Comments

Post A Comment